Si Muero Lejos de Ti
October 5, 2017
Mitos y verdades acerca de la depresión
October 16, 2017

Consejos para reducir el conflicto en las relaciones de pareja.

Guzman Psychotherapy

Los conflictos y desacuerdos son inevitables en las relaciones. La ira es una emoción natural, y los desacuerdos pueden ser un signo saludable de que existen diferencias. El conflicto generalmente ocurre porque ciertas necesidades no están siendo satisfechas, ya sea dentro de la relación o fuera de ella. El propósito del manejo de los conflictos es pedir que se cumplan esas necesidades de una manera que no dañe o afecte la relación.

Aquí tenemos algunos consejos que pueden ser útiles para controlar la ira y reducir el conflicto en las relaciones.

  • Aprenda a no estar de acuerdo: Usted tiene derecho a pedirle a su pareja que le ayude a satisfacer sus necesidades, pero no debe exigir que su pareja vea el mundo de la manera en la que usted lo ve. Es inútil intentar que su pareja tenga exactamente la misma filosofía de vida que usted tiene. Las diferencias deben aceptarse, como también los distintos intereses o actividades que a su pareja le llamen la atención. Finalmente, llenar absolutamente todas sus necesidades no es obligación de su pareja, él o ella también debe cumplir las propias y las de otras personas como familiares o amigos.
  • Tenga como objetivo ser feliz, no ganar sobre el otro: El propósito de abordar los conflictos es obtener el máximo de resultados para los dos. Cuando usted discute para ganar en términos de puntuación, la ganancia es a corto plazo y generalmente al final se termina sintiendo peor. Cuando usted discute para que sus necesidades sean satisfechas, sigue siendo poco placentero, pero usted está trabajando para construir mejores condiciones para ambos.
  • Enfóquense en el presente: Al aferrarse a una memoria dolorosa de un acontecimiento pasado (no importa lo angustiante que fue) están impidiéndose vivir en el presente. Usted tiene derecho a un período de duelo y se le permite expresar claramente sus necesidades a su pareja, pero el resentimiento prolongado quebranta la relación. Trate de no utilizar eventos pasados ​​como municiones. A pesar de que podría ser un tema recurrente, el desacuerdo actual solo debe tener en cuenta el aquí y el ahora.
  • Incluir algo positivo: Al exponer su punto de vista, trae buenos resultados que usted se refiera también a algo positivo. Es improbable que la discusión sea agradable, pero si puede hablar de aspectos positivos hará que su pareja se sienta menos tensa y conflictiva. En algunos casos, expresar los aspectos negativos de una manera alegre también puede funcionar. El humor no significa que su pareja este trivializando el tema, sino que le facilita enfrentar un problema. Aceptar los errores propios: No es una debilidad aceptar que se ha equivocado, aceptar sus errores y fallas es útil para ambas partes, siempre y cuando no se haga por martirio o por manipulación. Disculparse temprano puede ahorrar mucho conflicto innecesario.
  • Aceptar los errores propios: No es una debilidad aceptar que se ha equivocado, aceptar sus errores y fallas es útil para ambas partes, siempre y cuando no se haga por martirio o por manipulación. Disculparse temprano puede ahorrar mucho conflicto innecesario.
  • Intente personalizar: Las conversaciones se abordan mejor desde un ángulo personal, en lugar de culpar a su pareja. Si su pareja escucha críticas, él o ella querrá defenderse a sí mismo en lugar de abordar el tema. Intenta utilizar "me siento ...", "me duele cuando ...", "me gustaría mucho si ...", en lugar de "me haces sentir ...", "cuando haces eso ...". Trate también de evitar la generalización como "siempre haces eso ...", "nunca piensas ..." - es ciertamente hiriente y generalmente es inexacto.
  • Tome perspectiva: A veces existe una gran tentación de elevar una discusión por medio de amenazas y ultimátums. Estos son dañinos para el ego y la relación. Intente mantener su argumento acorde a la situación específica en lugar de poner en riesgo toda la relación. Evite 'si haces esto una vez más ...' 'No puedo más con esto, me voy' ... Cada uno de ustedes debe saber que por desagradable que sea este desacuerdo, no tocará la relación. Si la relación va a terminar, se debe decidir por separado de un argumento acalorado.
  • Explique: Evite presumir que su pareja debe saber lo que está mal. La empatía es un concepto elusivo, es casi imposible que otra persona realmente sepa lo que usted está experimentando y le de lo que usted quiere. Es útil si puede pedir abiertamente lo que necesita.
  • Reflexionar internamente: Pregúntese a usted mismo ¿cuál es la causa del problema? ¿qué parte juega usted en el mismo? ¿está usted malinterpretando lo que su pareja ha dicho? ¿está de mal humor por algo más? ¿está siendo razonable? Pregúntese si usted piensa que es un tema que es lo suficientemente importante como para mantenerse firme ¿puede dejar ir esto sin resentimiento o necesita pedirle algo a su pareja? A veces discutimos por costumbre y porque nos conecta (a pesar de que es negativo, por lo menos algo nos llama la atención de ambos). Pregúntese si realmente necesita abordar este problema. Si es así, piense en lo que necesita pedir exactamente.
  • Tomar tiempos a solas: Los desacuerdos se abordan mejor cuando ambas partes están en un estado de calma. Siempre que sea posible, tome un tiempo a solas para relajar su cuerpo. Las técnicas incluyen la respiración, relajación y visualización. Las emociones fuertes como la ira, el dolor o la ansiedad nos impiden el acceso a nuestra racionalidad y por lo tanto, obtenemos poco beneficio en tratar de abordar los desacuerdos en esta condición. Si abordamos un desacuerdo en un estado de ira, a menudo se convierte en insultos y lanzamientos de dagas involuntarios. Ambos deben respetar la necesidad del otro por un tiempo a solas. No se está escapando del problema, sino preparándose para lidiar con él de un modo más receptivo.

Estos consejos representan un conjunto de herramientas para controlar la ira y reducir el conflicto en las relaciones. No son fáciles de incorporar, pero con la práctica, su relación mejorará notablemente. Si estos consejos de autoayuda no tienen ningún efecto, o parecen demasiado difíciles de adoptar, puede beneficiarse de una psicoterapia más profunda para examinar las causas subyacentes de su ira (que puede estar relacionada con dificultades en su personalidad y antecedentes). Si su enojo o el de su pareja se convierte en abuso físico o emocional, se recomienda encarecidamente que busque la ayuda de un tercero u organización externa.