Mis libros preferidos de 2019
December 31, 2019
Relaciones positivas de pareja: mito o realidad
February 5, 2020

Construyendo propositos positivos para el nuevo año

Guzman Psychotherapy

El pasar de un año a otro implica un significado muy especial para todas las culturas del mundo. Es un espacio lleno de historia y tradiciones y, aunque la mayoría de las personas lo celebran trazándose objetivos para el año nuevo, muy pocos conocen la forma de llevar a cabo estos propósitos, lo que conlleva a considerar que se perdió el tiempo y a desarrollar emociones negativas frente a los 12 meses que terminan.

El pasar de un año a otro implica un significado muy especial para todas las culturas del mundo. Es un espacio lleno de historia y tradiciones y, aunque la mayoría de las personas lo celebran trazándose objetivos para el año nuevo, muy pocos conocen la forma de llevar a cabo estos propósitos, lo que conlleva a considerar que se perdió el tiempo y a desarrollar emociones negativas frente a los 12 meses que terminan.

Es hora entonces, de cambiar la forma como se afronta este periodo de tiempo, autores como Diener, Larsen y Lucas (2003) invitan a analizar las emociones positivas que hemos cultivado a lo largo de nuestra vida; al mismo tiempo que se aprende o desechan las emociones negativas. En este orden de ideas es importante aclarar que no solo pensando en positivo se consiguen los objetivos trazados, pero es claro que las personas que desarrollan emociones positivas logran favorecer un razonamiento eficiente, flexible y creativo, lo que se convierte en un elemento determinante para dar significados positivos a los cambios y adversidades que se afrontan a lo largo de la vida.

En otras palabras, si se alimentan emociones y actitudes positivas, estas se convierten en el motor que lleva a la implementación de estrategias asertivas y reales que buscan dar cumplimiento a las metas y objetivos trazados. Es decir, lo que se busca es que este tipo de pensamiento se convierta en un estilo de vida, donde el ser humano, se mantiene abierto a todo lo que le ofrece su entorno y busca lo que lo favorece y ayuda en su proceso de crecimiento y transformación.

Ahora bien, ¿qué emociones o actitudes positivas se podrían cultivar en este 2020 que apenas inicia? A continuación, se presentan algunas pautas que ayudarían a enriquecer el bagaje de un pensamiento positivo que lleve a la acción:

1. VER EL LADO BUENO DE LAS COSAS: Por lo general las personas tienden a reconocer fácilmente lo desagradable en lo que sucede, lo que termina generando un círculo vicioso de pensamientos negativos. Empecemos poco a poco a analizar estos eventos, de forma objetiva, buscando soluciones que den respuesta a las necesidades del momento, en esa medida, el pensamiento comenzara a tonarse más consciente del presente, es decir, se logra valorar el día el día de forma más positiva y como una oportunidad de mejora o de aprendizaje.

2. SEA CONCIENTE DE SUS EMOCIONES: Esto no significa vivir en un estado constante de felicidad. Más bien, nos lleva a que logremos ser aterrizados de las emociones que experimentamos -tanto positivas como negativas- para obtener el equilibrio emocional que necesitamos para afrontar los retos del día a día.

3. ACEPTE QUE NO PUEDE TENER EL CONTROL DE TODO: Aprenda a creer y valorar que los demás tienen la capacidad de hacer las cosas, igual o mejor que usted. En la medida en que se acepte este precepto se mejoran las habilidades sociales y los niveles de estrés que un momento dado surgen en las relaciones interpersonales, ya sean familiares o de tipo laboral, bajan de forma significativa.

4. TODO PASA: En algún momento de la vida se atraviesa por eventos o situaciones problemáticas, o lo que se conoce comúnmente como “malas rachas.” Es importante validar cada momento y desmenuzar el problema para hallar poco a poco las soluciones, en esa medida, se podrá poner una fecha de finalización, y visualizar cambios en la situación.

5. CAPACIDAD DE CAMBIO: Es imposible no enfrentar problemas, lo que sí se puede decidir es la forma como se afrontan y el nivel de afectación personal. Piense en que puede cambiar cosas en usted mismo, y que esto le será útil para dar manejos positivos a futuras situaciones tensionantes o de conflicto.

6. TRAZE METAS PERSONALES: Puede que suene repetitivo, pero este ejercicio no es tan fácil como parece, sobre todo cuando se les coloca un tiempo específico de consecución. Entre más claro se tengan las metas y sus respectivas estrategias de logro, usted sabrá hacía donde quiere llegar y los esfuerzos para llegar a los objetivos serán mayores y constantes.

7. NO SEA IMPULSIVO: Evalué las circunstancias, el entorno y los recursos. Estos elementos no aseguran tomar decisiones adecuadas, pero si garantizan mayores posibilidades de acércalo a lo que debe mejorar y hacen más fácil el camino. Es decir, algunas situaciones implican poner en marcha diferentes acciones hasta que pueda darle el cierre final.

8. ASESORIA PROFESIONAL: Puede que llegue a ser necesario, ya sea porque se siente poco motivado, le falta confianza, piensa que carece de habilidades para resolver ciertas situaciones, no sienta temor de buscar ayuda o la opinión de un experto. No olvide que existen determinados eventos que no será capaz de superar usted solo.

Estos elementos no son una camisa de fuerza, puede escoger los que considera se adaptan más a sus características de pensamiento, emociones y de comportamiento; lo que en realidad es importante es que cada persona logre identificar sus fortalezas y aquello en lo que debe desarrollarse, en esa medida, será más respetuoso consigo mismo, logrando así reconocerse como un individuo de pensamiento y acciones auténticas.

Han pasado pocos días del mes de enero, tómese el tiempo de trazar objetivos en positivo, para que cada vez que piense en ellos, los perciba como algo bueno, eso implica el gestionar emociones positivas que movilicen acciones para la consecución de las metas personales. No es lo mismo decir: “Voy a hacer dieta,” a decir: “Voy a aprender a comer de forma saludable para sentirme cómodo con mi aspecto físico.”

Focalízate en ti mismo, en tu vida, en este nuevo tiempo que se te ofrece. Piense seriamente en lo que desea conseguir y por qué, y una vez que haya decidido que hacer o en lo que quiere lograr; centre toda su pasión, sus emociones, pensamientos y acciones en conseguir aquello que se ha propuesto.