Me emociono, te emocionas, nos emocionamos
July 21, 2020
Explorando el mundo emocional de quienes nos rodean
August 10, 2020

El Afecto: el mejor escudo protector

Guzman Psychotherapy

Cada vez aumentan las restricciones en algunos países debido a la pandemia mundial del COVID 19 lo que coloca en riesgo la salud de las personas. Muchas familias han recurrido a varias estrategias para lograr una convivencia sana, pero llega un momento en que sienten que se quedan sin herramientas para afrontar los conflictos con la pareja, los hijos y otros familiares, además de los retos que impone mantener la economía y el trabajo.

Por esto, es importante fortalecer los lazos afectivos en la familia, para lograr que este tiempo sea vivido de manera satisfactoria y se convierta en una oportunidad de vida.

Te ofrezco las siguientes recomendaciones:

  1. Escoge un día en la semana con la familia para dialogar sobre la dinámica de actividades que se realizarán semanalmente, estas incluirán labores de la casa en donde se deleguen responsabilidades a cada miembro de acuerdo con la edad, las recreativas, laborales, educativas y un espacio individual en donde cada miembro hace lo que desea sin la compañía de los otros miembros. De esta manera cada uno se hará responsable de su labor y será consciente de los espacios de los demás.
  2. Hacer un planeador semanal, en el que se incluya la actividades laborales de los padres, académicas de los hijos, recreativas, labores del hogar asignadas a cada miembro, horas de alimentación, sueño y aseo personal. La idea es que el planeador se encuentre en un lugar visible para todos y que sea creativo.
  3. Ser flexibles en cuanto al cumplimiento de los acuerdos, es decir, se pueden presentar inconvenientes en la semana los cuáles pueden ser replanteados.
  4. En los espacios recreativos se pueden explorar los intereses de cada miembro y utilizarlo para compartirlo en este tiempo, por ejemplo, si el talento es por la música se podría organizar una noche musical con diferentes ritmos e instrumentos musicales en donde cada uno escoja la canción de su preferencia. Es tiempo de detenerte a observar a cada miembro de la familia y descubrir sus talentos, que pueden estar inclinados a la repostería, artes plásticas, pintura, manualidades, deporte, teatro entre otras.
  5. El tiempo de compartir los alimentos en la mesa se puede convertir en un espacio para escuchar a cada miembro de la familia y poder hablar de lo que preocupa, de las alegrías por logros alcanzados, de las expectativas, metas y objetivos, esto último no puede faltar, es lo que los mantendrá motivado durante este tiempo.
  6. Tener espacios para recordar verbalmente o a través de fotos y videos los eventos significativos como cumpleaños, viajes, paseos, graduaciones entre otras actividades familiares.
  7. Un tiempo de agradecimiento, dar gracias por aquellas cosas positivas que han sucedido durante la semana, que pueden ir desde levantarse con vida y poder respirar, hasta el cumplimiento de propósitos semanales o mensuales.
  8. Celebrar fechas especiales, haz un listado de fechas importantes en la familia como, por ejemplo: cumpleaños, aniversarios, graduaciones, nacimiento de un bebé entre otras que consideres significativas para conmemorar.
  9. Sorprende a tu pareja, puedes invitarlo sin salir de tu casa a una cena romántica, tarde de spa relajante, picnic en un parque cercano a tu vivienda, noche de vino y música, dale un detalle que hace mucho no le regalas y que sea de su preferencia. Utiliza tu creatividad e imaginación para que el espacio que adecues sea diferente al resto de la casa y así enriquecer la relación.

El afecto se construye día a día fortaleciendo el vínculo en las relaciones entre padres e hijos y la pareja a través de la palabra que edifica, alienta, motiva y moviliza a avanzar, también a través de espacios que permitan la interacción y la comunicación constantemente.