¿Cómo ser madre y no fracasar en el intento?
November 18, 2022
La importancia de la madre en el estado emocional de los niños
November 18, 2022

¿Es verdad que el tiempo lo cura todo?

Guzman Psychotherapy

"El tiempo lo cura todo". ¿Cuántas veces nos han dicho esta frase? ¿Cuántas veces la hemos dicho? A lo mejor muchísimas, pero lamentablemente el creer que el tiempo lo cura todo es falso y hasta cierto punto, peligroso.

Cuando usamos esta expresión lo hacemos con el propósito de aliviar el dolor de alguien, darle ánimo y recordarle que estará mejor. Aunque sea con la mejor intención, de alguna manera le estamos diciendo es que sin que sea necesario hacer nada más, su malestar desaparecerá o mejorará por sí solo… lo cual esta muy lejos de ser real.

Otra expresión parecida es “el tiempo coloca todo en su sitio”, la que también nos invita a la pasividad y a ser simples espectadores de lo que sucede a nuestro alrededor. Pareciera que la invitación es a no tomar responsabilidad en el reconocimiento y gestión de nuestras emociones. Estrés, ansiedad, frustración, depresión, culpa, suele ser algunas de las consecuencias de pretender que el tiempo haga un trabajo que tenemos que hacer nosotros.

Es común que a psicoterapia lleguen personas que han vivido experiencias dolorosas. Muchas de ellas dicen que ya las han superado porque las sienten lejanas y creen que, pasado un cierto tiempo, ya no afectan a su presente. Sin embargo, lo que en realidad sucede es que el tiempo anestesia, aleja, diluye, minimiza, ayuda a olvida, creando la falsa sensación de que lo que nos dolía se ha resuelto o ha desaparecido.

Lo que cura no es el paso del tiempo, sino el trabajo consciente en las emociones derivadas de experiencias dolorosas. No nos cura el tiempo, nos curamos nosotros mismos cuando somos conscientes de nuestro crecimiento y nos damos la oportunidad de sanar aquello que quedó abierto.

Algunos síntomas de que tenemos temas pendientes de cerrar pueden ser:

  • Rememorar voluntaria o involuntariamente de forma frecuente personas, circunstancias o emociones relacionadas con el pasado.
  • Mantener conversaciones imaginarias en las que expresamos algo que creemos que «tendríamos que haber dicho» a alguien.
  • Actuar por miedo a que se repitan sucesos vividos (por ejemplo, miedo a entregarse a una relación amorosa por haber sufrido desengaños).
  • Sentir que algún suceso «nos ha marcado» o «pesa mucho» en nuestras vidas.

Si te sientes identificado con alguno de ellos, te recomiendo buscar ayuda terapéutica para que puedas reelaborar y cerrar los temas que hayan podido quedar pendientes.

El tiempo puede convertirse en un aliado, cuando tomamos la decisión de comprometernos con nuestro bienestar y salimos al encuentro de aquello que necesitamos revisar para poder dejarlo atrás y convertirlo en un valioso aprendizaje.

Para ello es necesario recuperar nuestra responsabilidad en lo que sentimos e implicarnos en un proceso que nos lleve a vivir con mayor consciencia y plenitud nuestro presente.