3 Ejercicios para fortalecer la relación de pareja
October 15, 2021
La sexualidad dentro del ciclo de vida de la pareja
December 23, 2021

Hablemos de Ansiedad

Guzman Psychotherapy

Molestias de estómago, problemas para dormir, palpitaciones, sensación de mareo, presión en el pecho, temblor de piernas… ¡¡AN-SIE-DAD!!

Estudios recientes sugieren que hasta un 20% de la población mundial puede haberla sufrido en algún momento, aunque se piensa que este porcentaje puede ser mucho más alto ya que hay muchas personas que restan importancia a su salud mental y que no acuden a buscar ayuda profesional cuando la necesitan.

De manera sencilla podemos definir la ansiedad como ese miedo que puede llegar a incapacitar, bloquear e inutilizar y que nos hace sufrir, provocando dolor, angustia e interfiriendo en nuestra calidad de vida.

En ocasiones es complicado detectarla, diagnosticarla e identificarla. Por ello, es importante que aprendas a detectarla. Mira bien estos síntomas:

  • Inquietud, nerviosismo, tensión: muchas veces la tensión invade el día a día, haciendo que sea imposible relajarte, desconectar y disfrutar de las cosas como lo hacías antes.
  • Gran preocupación y miedo constante, sintiendo que no puedes hacer frente a la cantidad de pensamientos negativos que surgen en tu cabeza.
  • Irritabilidad.
  • Sentimientos de tristeza frecuente y/o mal humor constante.
  • Evitación de situaciones: evasión de situaciones para no enfrentarse a ellas (no montar en ascensor, no acudir a reuniones sociales, etc.).
  • El primer paso para tratar la ansiedad será entenderla y saber por qué está, por qué aparece y para qué. Se trata de aprender a no rechazarla y aliarnos con ella. De hecho, puede ser una fuente de autoconocimiento muy buena.

    De la misma manera tenemos que conocer y observar a nuestro cuerpo, sus sensaciones, emociones y nuestros pensamientos. Recuerda que todo pasa en el cuerpo. Las técnicas de relajación, respiración y mindfulness serán de gran ayuda.

    Igualmente es importante que trabajes y aprendas técnicas de afrontamiento y reestructuración cognitiva. Sólo enfrentándonos a nuestros miedos podemos vencerlos. Así además los síntomas comenzarán a reducirse.

    Algo fundamental que nos aporta la psicología positiva es aprender a conocer y desarrollar nuestras fortalezas personales como base para nuestro bienestar emocional.

    Y por supuesto todo ello, hazlo de la mano y con el acompañamiento de un profesional. No esperes a cuando no puedas más.