Hablemos de Hiperreflexividad
June 11, 2021
¿Qué le hace el porno al cerebro?
July 14, 2021

Síndrome del impostor(a): ¿que es y como se relaciona con la crisis por covid 19?

Guzman Psychotherapy

Eva*, consultó debido a que en varias ocasiones sentía que algo no funcionaba bien dentro de ella cuando alcanzaba sus metas profesionales. Aun siendo considerada por muchos como una persona exitosa no conseguía sentirse satisfecha: “por lo general pensaba que todo se debía a la suerte o a situaciones de mi entorno que me favorecían”, comentaba. “En muchas ocasiones me centraba más en las críticas que en lo reconocimientos de mis logros”, agrega.

Durante el proceso terapéutico logro identificar estas sensaciones. Hoy día conoce que se denomina SÍNDROME DEL IMPOSTOR(A) y también ha experimentado su superación. “Durante un profundo análisis descubrí que poseía experiencia, conocimientos y otras habilidades, lo que hizo que esa inseguridad fuese desapareciendo”, refiere.

Este concepto no es nuevo. Fue acuñado por primera vez en 1978 en el estudio The Impostor Phenomenon, publicado en el International Journal of Behavioral Science. A las personas que lo sufren, les pasa igual que a María: consideran que sus méritos se deben a factores externos, no a los propios, y sienten miedo a ser descubiertos como si fueran una especie de impostores.

Dentro de los síntomas más comunes se encuentran: dudas, fuerte dificultad para valorar objetivamente las habilidades y competencias propias, menosprecio por el rendimiento, temor a o cumplir las expectativas, autosabotaje del éxito, marcación de estándares muy altos seguidos de decepción al no poder alcanzarlos.

Actualmente, muchos expertos plantean que el COVID 19 y el teletrabajo están aumentando esta percepción sobre todo en las mujeres. “El pasar más tiempo en casa cumpliendo con un mayor número de tareas aumenta la sensación de que se miente, dado que se desempeñan roles que no son reales”. “Los límites entre el trabajo y el hogar son muy delgadas, la mujer siente que trabaja más, lo que genera una especie de ansiedad que le hace sentirse sobresaturada”.

Los datos lo demuestran. Antes de la pandemia, un estudio de la consultora McKinsey explicaba que las mujeres se hacían cargo del 75% del trabajo no pagado, es decir, del cuidado de los hijos y de las tareas del hogar. La COVID-19 añadió una carga extra de trabajo. Las madres de niños de primaria dedican por lo menos cinco horas al día a la educación en el hogar, mientras que los padres dedican solo dos.

Un mayor número de cosas que hacer, en el trabajo y en casa, presión para cumplir bien con esta doble tarea, y altos niveles de ansiedad generados por el miedo al despido y a la inseguridad financiera, desembocan también en un incremento del síndrome de la impostora.

¿Pero qué hacer en estos casos? Tal como lo hizo nuestra protagonista, la ayuda de un profesional en salud mental es básica, se trata de recordarle al consultante el esfuerzo, sacrificio y tiempo que le ha tomado llegar al sitio donde se encuentra. Además, llevarlo a identificar, validar y confiar en sus capacidades para el desarrollo de su cargo u oficio. Disminuir los niveles de exigencia que tenemos con nosotros mismos, aceptar los halagos que recibimos y celebrar los triunfos, también son una estrategia eficaz en el manejo del síndrome del impostor(a).

*Nombre cambiado.