Bases de la autoestima
May 28, 2021
Síndrome del impostor(a): ¿que es y como se relaciona con la crisis por covid 19?
June 30, 2021

Hablemos de Hiperreflexividad

Guzman Psychotherapy

Cómo psicóloga unos de los procesos en lo que más hago énfasis con mis pacientes es en el que ellos puedan reflexionar, pensar y considerar sus propios asuntos con atención y detenimiento. Sin embargo, algunos individuos llevan este concepto al extremo, hablamos entonces de HIPERREFLEXIVIDAD, que no es más que una tendencia a reflexionar en exceso, sobre todo con relación a sí mismos.

El concepto de hiperreflexividad no es fácil de entender. Sin embargo, en este artículo pretendo hacer un acercamiento sencillo, de manera que pueda ser comprendido y tomado en cuenta al momento de reconocer sus síntomas.

Este tipo de pensamiento se puede originar por varios motivos, el estrés es el más común. “Muchas veces nos podemos llegar a sentir sobrepasados por las demandas de nuestro entorno”. Si a eso le agregamos que las personas no poseen estrategias para lidiar con los estresores del día a día, las preocupaciones y las emociones poco positivas, tendremos como resultado incapacidad para el disfrute de las cosas, agotamiento tanto físico como mental y una dificultad notoria para detener el análisis constante acerca de lo que hacemos o dejamos de hacer.

Seguramente estarás pensando que poner fin a la hiperreflexividad es más fácil decirlo que hacerlo. Pero con la práctica constante, puedes limitar tus patrones de exceso de reflexión. Aquí hay cuatro maneras de dejar hacerlo:

  • Controla el pensamiento: Presta atención a tu manera de pensar. Cuando notes que estás repitiendo los eventos en tu mente una y otra vez es el momento de reconocer que tus reflexiones no son productivas.
  • Conserva el enfoque activo en la resolución de problemas: Vivir atormentado por tus problemas no es útil, pero buscar soluciones sí lo es. Pregúntate qué pasos puedes tomar para aprender de un error o para evitar un problema futuro.
  • Establece tiempo para la reflexión: Estancarte en tus problemas por largo tiempo no es productivo, pero una breve reflexión puede ser útil. Pensar en cómo podrías hacer las cosas de manera diferente puede ser de gran ayuda. Establece 20 minutos de “tiempo al pensamiento” en tu rutina diaria y no dejes que la hiperreflexividad les quite tiempo a otras cosas.
  • Ocupa tu tiempo con otras actividades.

Finalmente: esas reflexiones repetitivas que tanto te agobia ahora ¿tendrán importancia dentro de cinco años? ¿de dos? ¿de uno? , la respuesta a estas preguntas te ayudará a encontrar la importancia real de la misma.

Si la respuesta es que sí, tendrás que centrarte en sacar un aprendizaje de la situación preocupante, crecer como persona y perseverar.