¿Es verdad que el tiempo lo cura todo?
November 18, 2022
Aceptación Vs Resignación
November 18, 2022

La importancia de la madre en el estado emocional de los niños

Guzman Psychotherapy

La presencia de la madre juega un papel muy importante en el estado emocional de los niños. Cuando se habla de maternidad no se establece un patrón a seguir porque cada madre es diferente y es lo que influye en el vínculo afectivo con los niños.

Tanto mamá como papá juegan un papel importante en la vida de los niños, sin embargo, los niños tienen un nivel mayor de apego con la madre porque el vínculo se empieza a generar desde el embarazo hasta el parto y luego se fortalece en las diferentes etapas del desarrollo de este. Es por esto por lo que la presencia de la madre en el fortalecimiento del lazo afectivo determina su estado emocional en las próximas edades.

En las primeras etapas del niño es muy importante fortalecer los siguientes aspectos:

  • Confianza y seguridad: Que el niño pueda saber que la madre acudirá a sus necesidades y demandas, lo ayudará a solucionar situaciones difíciles y cumplirá lo que promete.
  • Sensibilidad: Escuchar y gestionar las emociones del niño permite entender sus sentimientos.
  • Demostrar el amor: Las palabras positivas reafirman su autoestima a través de reconocer sus cualidades y habilidades.

El amor de una madre es algo importantísimo en el desarrollo de los niños. La madre es un referente, nos da seguridad. Para un niño saber que su madre (y padre) le quieren y le demuestran cariño, atención le besan acarician, es importante para su buen desarrollo físico y social. De hecho, bebés que han crecido en orfanatos con escaso contacto físico y poco cariño crecen con más problemas, ya que desarrollan estrés.

Junto al punto de demostrar amor a tus hijos, con besos, abrazos y buenas palabras, también debes aceptar a tus hijos como son. Ser madre no es solo una etapa que se desarrolla mientras los hijos son pequeños. El rol de una madre es para siempre de modo que a lo largo de los años te darás cuenta de que tus hijos se convierten en adultos y en el proceso puede que hagan cosas, tomen decisiones o tengan opiniones que tú no compartes, pero que debes respetar y sobre todo asumir.