El arte de amar
March 27, 2021
Pandemia, duelo y telepsicología: de la tristeza a la esperanza
April 27, 2021

La publicidad engañosa y la construcción de deseos falsos

Guzman Psychotherapy

Las grandes marcas nos ven como consumidores potenciales y enfocan toda su maquinaria de marketing para lograrlo, al punto de que el consumismo forma parte de nuestras vidas. Vale la pena entonces ser más conscientes de lo que nos venden y cómo influye esto en nuestras vidas.

¿Nuestros deseos son reales o creados de forma ficticia?

Vale la pena estar atentos a esta pregunta porque corremos el riesgo de gastar más dinero del que podemos o tenemos.

El marketing es potencializado gracias a la tecnología, que actúa como cómplice para la creación de necesidades y el consumismo. Entonces nuestra responsabilidad está en hacernos más conscientes de lo que compramos.

La publicidad embaucadora, tiene la intención de engañarnos como compradores. Pueden lograr que enfoquemos nuestra atención donde ellos quieren y no en los aspectos importantes (prestemos atención a la “letra pequeña”).

Te preguntaras ¿cómo puedes distinguir entre deseos reales y falsos? Pues bien, el consumismo se basa mayormente en la creencia de que no podremos vivir o seriamos infelices sin determinados productos. Un ejemplo es el celular, claro que podrías vivir sin él, pero la sociedad, el comercio y el marketing han contribuido a consolidar esta creencia. Y así pasa con varios muchos productos.

Asignamos importancia desmedida al punto de priorizarlos sobre necesidades reales como buena alimentación o descanso. Pero ¿Cuál es la promesa de los deseos falsos? Pues nada diferente a vendernos FELICIDAD, SATISFACCION y PERTENENCIA AL GRUPO.

Entonces, ¿Cómo salir de esta gran influencia de forma responsable y consciente? No es sencillo, pero podemos iniciar distinguiendo si es una necesidad real (prioridad para nuestro bienestar, salud y supervivencia), o falsa (aquellas que apuntan a satisfacer nuestro bienestar percibido).

Revisa en tu día a día y podrás notar que mucho de eso que deseas son necesidades falsas y podrás desecharlas más fácil, porque la base para disfrutar de buena salud esta muchas veces en cambiar nuestros hábitos.