Consejos para reducir el conflicto en las relaciones de pareja.
October 9, 2017
Técnicas para convertirse en una persona más asertiva
October 23, 2017

Mitos y verdades acerca de la depresión

Guzman Psychotherapy

La depresión se ha convertido en algo frecuente en los medios de comunicación, podemos encontrarla en las series de televisión, las celebridades o en las noticias. Debido a su gran popularidad, algunas veces podemos creer en ideas erróneas sobre la depresión y las enfermedades mentales.

En esta publicación estaremos describiendo algunos de los mitos más comunes acerca de la depresión, para de esta forma poder pensar en la misma de una manera distinta.

La depresión es solo una enfermedad médica.
Esta afirmación es falsa. Aunque la ciencia moderna promueve nuestra comprensión acerca de muchos tipos de enfermedades, la depresión es muy diferente de una condición médica y por lo tanto requiere un tratamiento diferente a enfermedades como el asma o la diabetes. Es útil comprender la depresión como una combinación de factores, entre los cuales se encuentran los sociales, biológicos y psicológicos. Los tratamientos que se basan únicamente en medicamentos a menudo fallan; Se necesita mucho más apoyo.

La depresión no es una enfermedad médica real.
A pesar de lo que hemos indicado anteriormente, la depresión debe considerarse en términos médicos, ya que puede afectar el cuerpo, así como los pensamientos y el estado de ánimo. Al igual que una enfermedad médica, la depresión puede tener causas biológicas y genéticas. La clave para el tratamiento de la depresión es tratarla con flexibilidad y comprensión, verla como una enfermedad médica, pero que va más allá de los medicamentos.

La depresión es una fase normal de la vida.
La depresión no es simplemente sentirse con los ánimos por el piso. Las personas que sufren de depresión no sólo sufren de un rato de tristeza, por el contrario la depresión les puede durar toda la vida y tiene un efecto mucho más profundo que sentirse molesto por un tiempo.

Las personas que tienen depresión solo se la pasan sintiendo lastima por sí mismos.
Esto no es cierto. Muchas personas que han sido excelentes y han contribuido al desarrollo como Churchill, Darwin y Florence Nightingale expresaron sufrir de depresión, y no exactamente tenían la disposición o el tiempo para sentarse sin hacer nada a sentir lastima por sí mismos.
No se puede hacer nada sobre la depresión.
En la sociedad actual en la que vivimos desafortunadamente siempre estamos en movimiento, teniendo un lugar en el que estar y algo que debemos hacer, y podemos sentir a menudo que no se puede hacer nada sobre la depresión. De hecho, gran parte del tiempo simplemente no estamos preparados para tomarnos el tiempo para intentar y tratar la depresión. El mito de que nada se puede hacer sobre la depresión puede mostrarse falso por la estadística de que alrededor del 80% de las personas con trastornos depresivos mejoran con el tratamiento.

Con suficiente fuerza de voluntad usted puede deshacerse de la depresión.
Es cierto que una actitud mental fuerte puede ayudar con el tratamiento de la depresión. Sin embargo, el simple deseo de que la depresión desaparezca hará tanto efecto como desear que se desaparezca la diabetes. La depresión está relacionada con los cambios psicológicos, sociales y biológicos, y buscar ayuda es un acto de fortaleza, no de debilidad.

La depresión no afecta a los niños o a los adolescentes: que se sientan deprimidos es solo parte del crecimiento.
Desafortunadamente, se estima que 1 de cada 33 niños y 1 de cada 8 adolescentes sufre de depresión en cualquier momento de su niñez o adolescencia. Esto difiere de los cambios en el estado de ánimo y el cuerpo que normalmente esperaríamos ver alrededor de la pubertad. A menudo, a los niños y adolescentes les resulta más difícil expresar sus sentimientos como lo hacen los adultos, por lo que es esencial que puedan acceder a un tratamiento y cuidado psicológico apropiados.

Algo que siempre debemos recordar es que tener depresión no significa estar loco o ser débil, y que encontrar la fuerza y el coraje para comenzar un tratamiento es tal vez el paso más positivo que podrás tomar en el camino hacia tu recuperación.