La publicidad engañosa y la construcción de deseos falsos
April 16, 2021
Estimular la vida sexual en pareja es un tema de comunicación
May 13, 2021

Pandemia, duelo y telepsicología: de la tristeza a la esperanza

Guzman Psychotherapy

En marzo pasado acaba de cumplirse un año de la declaración del Covid-19 como pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS). A la fecha, más de 100 millones de personas han sido diagnosticadas con el virus. A nivel mundial, los Gobiernos luchan para erradicar el virus y sus variantes, dirigiendo planes masivos de vacunación hacia sus respectivas poblaciones.

Sin embargo, aún en medio de la oportunidad que representa la vacuna, la crisis sanitaria global ha marcado nuestro acontecer diario. El confinamiento generó cambios en nuestro espacio, en la vida laboral, la manera como los niños juegan, el acceso escolar y el compartir con familia y amigos en espacios de agregación. Todo nuestro espectro social se ha visto radicalmente afectado, así como las prácticas y rituales derivados, entre estos la limitación en el despedirnos de nuestros seres amados a través de una ceremonia, lo que causa impresiones emocionales asociadas a procesos de negación, ira y tristeza prolongadas.

Ahora bien, uno de los acontecimientos más duros de enfrentar es la pérdida de amigos o seres queridos y el duelo puede hacernos sentir paralizados, vacíos, enojados o incapaces de sentir alegría o tristeza. Así mismo, pueden presentarse síntomas como ausencia de apetito, dificultad para dormir, cansancio, debilidad.

No obstante, el proceso del duelo también puede comportar situaciones de valor como el coraje y la solidaridad que transmiten quienes nos rodean. Conlleva que apreciemos aún más las relaciones sociales y ofrezcamos la oportunidad de ayudar a otros que atraviesen por una pérdida parecida.

Si bien cada persona vivencia su duelo de forma íntima y personal, es importante mencionar que debe ser gestionado y afrontado para llegar a su resolución. Pero ¿Qué significa afrontar un duelo?

  • Encontrando nuevos significados ante el dolor y la pérdida
  • Si quedó algo por decir, podemos escribir una carta a quien ya no está, leerla en voz alta y quemar la hoja como ritual personal de despedida.
  • Asumiendo que siempre recordaremos a esa persona. Revisar fotos, vídeos, compartir anécdotas, es una forma sana de dar este paso. Cada familia creará sus propios espacios para hacerlo.

En el caso que llegásemos a un desbordamiento de nuestras emociones, es importante contemplar el acompañamiento psicológico de manera que ayude a aceptar y comprender el proceso de duelo. Y es ahí cuando la Tele Psicología entra a jugar un papel muy importante, permitiendo interactuar con el profesional desde un lugar “cómodo y protector” como lo es tu propia casa. El contacto virtual con terapeutas en modalidad on line, es casi inmediato, obteniendo de manera ágil las estrategias que te permitan gestionar tu dolor.

Experimentar una mejoría gracias al haber verbalizado los conflictos, proviene de establecer una distancia con estos y de reflexionar sobre lo que se siente o piensa . Además, la modalidad de telemedicina proporciona sensación de seguridad física, dado que aún se mantienen restricciones en el acceso a servicios de salud de forma presencial.

Finalmente, no podemos olvidar que cada pérdida a la que nos enfrentamos en nuestra vida despierta el dolor, pero también nos ayuda a construir herramientas para afrontarlas. Si colocamos nuestra mirada y energía en la esperanza, la vida toma un sentido distinto, junto con la muerte. Asumamos nuestra persona como una fuente de compasión y solidaridad para otros.