Resolviendo conflictos
September 30, 2019
Mis libros preferidos de 2019
December 31, 2019

¿Que pása cuando la navidad no te hace feliz?, como superarlo

Guzman Psychotherapy

Ha transcurrido casi que la totalidad del calendario y nos encontramos celebrando nuevamente las fiestas de Navidad y Fin de año, y aunque para muchos las celebraciones son quizás los momentos más felices, para otros puede ser una época angustiante y dolorosa. Las presiones económicas, físicas y emocionales que impone la temporada, pueden llegar a sobre pasar a cualquiera. En los últimos años se ha empezado a observar un aumento marcado de problemas depresivos, así como, la exacerbación de sentimientos como tristeza, nostalgia y melancolía.

Son diversas las razones por los que se siente aversión a este período festivo, pero sin duda alguna la carga emocional que estas fiestas representan para algunas personas, acaban por desarrollar un deseo de que pasen con rapidez. Otras causas de rechazo podrían ser: la ideación de que es un período donde los gastos aumenta de forma desproporcionada (compromisos de regalos a personas específicas, cenas y eventos sociales, etc.). La ausencia de la familia, ya sea porque no se tiene o porque se vive lejos, la muerte de algunos seres queridos, y no poder compartir con ellos estas fechas especiales, hace que su no presencia sea haga más evidente y las emociones como dolor, pena o rabia se activen, lo que incrementa el malestar que durante el resto del año intentaron gestionar con mayor o menor éxito.

Por otro lado, para las persona que durante el año han manejado tensión, ansiedad o stress, la Navidad se les presenta como un conflicto mayor al tener que enfrentarse a un entorno cargado de diversión o ilusión, que pone de relieve y les hace tomar mayor conciencia sobre el estado de insatisfacción que les invade. Finalmente, al estar tan cerca el final del año, muchos lo asocian con una época de balance sobre lo que pudieron o no alcanzar, y si se considera como un año negativo o de fracaso, esta interpretación hará que la persona afronte la Navidad con un sentido de desilusión o perdida.

No importa cuál sea la razón, debemos intentar averiguar qué es lo que realmente nos afecta o nos entristece de este periodo festivo; es decir, la Navidad en sí misma no es dañina, el dolor o la angustia que produce viene dado por un conflicto propio que no ha sido resuelto. Para darle solución, es necesario identificar cuál es, porque será ahí donde se deba trabajar para que este tiempo no suponga angustia en nuestras vidas.

Es por ello que les invito a poner en práctica, estos cinco elementos (todos o de forma individual, dependiendo de las necesidades personales), para hacer que la Navidad se convierta en otra oportunidad más de vivir al máximo.

1. En Navidad recuerda con cariño a los que extrañas: La Navidad es un momento delicado momento si las personas que amamos ya no están con nosotros. Las primeras navidades después de un divorcio o el fallecimiento de alguien cercano no son muy felices si sólo nos enfocamos en la ausencia. Si decidimos celebrar la vida de la persona que falta, comprenderemos que debemos disfrutar de nuestro tiempo como un homenaje a ella. Es triste que no esté, pero seguro que sentirás su presencia a tu lado si haces las cosas que solías hacer en los tiempos felices.

2. Crea nuevas tradiciones: En otras palabras, celebra la Navidad a tu manera. Haz algo diferente a lo que hacías en el pasado, es el momento de reinventarse como persona individual, haz una lista de los pros y de los contras de quedarse viviendo las mismas tradiciones, escoge por ejemplo viajar con amigos, hacer algo por la comunidad, lo importante es hacer lo que más te anime, porque la felicidad solo depende de nosotros

3. Asume el 2020 como una nueva oportunidad para cumplir sueños: El balance del año es también un momento para confrontarnos, y suele ser porque no hemos cumplido nuestros propósitos. Podemos llegar a sentir que hemos perdido el tiempo y nos llenamos de desgano y la apatía; pero no podemos olvidar que el 2020 es una hoja en blanco y que la clave del éxito personal será que nos propongamos metas realistas y alcanzables. Es decir, se puede soñar pero manteniendo nuestro sentido de realidad y objetividad.

4. Gestiona los gastos y programa tus compras: La gestión de los gastos o la compra de regalos también es a menudo fuente de estrés para muchos. La Navidad es una época de excesos y después, nuestro presupuesto se ve afectado. Por ese motivo, es recomendable preparar con anticipación una cantidad de dinero determinada para esta época del año en función de los compromisos, regalos o fiestas a las que hay que acudir y apartarlo con anticipación. Hacer poco a poco las compras es siempre la mejor opción. Comprar con anticipación los regalos, para no acabar estresados haciendo colas infinitas en los centros comerciales y gastando una fortuna el último día.

5. Supera los conflictos familiares, avanza y disfruta: Estas fechas tienen un marcado carácter familiar y muchas son las reuniones que terminan en conflicto, la clave para tener una celebración tranquila pasa por intentar no tomarse las afrentas como algo personal. "No todo gira en torno a ti y la gente no tiene la idea preconcebida de fastidiarte, así que siéntate, relájate y disfruta de tu particular familia. Hazte el propósito de hacerles y hacerte el día feliz y no entrar en juicios superficiales, podrás hasta divertirte. Piensa que todo el mundo tiene su carácter y que lo más importante es el respeto y el cariño, así que si no puedes evitar los temas espinosos como la política, el deporte o el dinero, no intentes imponer tu opinión. Recuerda que tú eres más adaptable que ellos e intenta pasar de puntillas sobre los comentarios que no sean de tu agrado".

La Navidad puede ser una época complicada por muchos motivos, pero si somos capaces de conocer y escuchar nuestros sentimientos durante estas fechas y no esconderlos para así poder gestionarlos mejor, lograremos sobrellevar y disfrutar de estas fiestas.