Descanso emocional: ¿es o no necesario?
November 18, 2022
Perros que ayudan a mejorar la salud mental
November 18, 2022

Relajación como estrategia psicológica

Guzman Psychotherapy

La palabra relajación se asocia a tranquilidad, placidez, reposo, control de la tensión física y emocional. Además, posee una connotación positiva en una vida en la que el estrés, los miedos y la ansiedad amenazan con hacernos perder el disfrute corporal y la serenidad de ánimo.

El entrenamiento en relajación constituye una de las estrategias psicológicas de intervención más utilizadas en la práctica clínica. En general, hoy día diversos ejercicios de relajación se utilizan en todas aquellas situaciones cuyo tratamiento requiere o aconseja la reducción de la actividad simpática del sistema neurovegetativo, de la tensión muscular o del estado de alerta general del organismo.

Investigaciones realizadas aparece con mucha frecuencia la combinación de las técnicas de relajación con otras técnicas, se han hecho estudios en los que se recomiendan su combinación con el tratamiento farmacológico y con la psicoterapia, et. Ha sido aplicada en personas de todas las edades (niños, adultos, ancianos).

BENEFICIOS DE LA PRÁCTICA DE RELAJACIÓN:

  • Constituyen un antídoto para el estrés.
  • Ayudan a una adecuada oxigenación de la sangre, lo que a su vez genera un mejoramiento de los estados de ansiedad, depresión, fatiga e irritabilidad.
  • Contribuye a disminuir la tensión muscular.
  • Son usadas en el tratamiento y prevención de la apnea, hiperventilación, respiración superficial y la frialdad de manos y pies.
  • Ayuda a detener la rumiación del pensamiento.
  • Pone fin al insomnio, ayudando a conciliar el sueño.

¿CÓMO EMPIEZO A PRACTICAR LA RELAJACIÓN?

Toda persona puede llevar a cabo las técnicas de relajación, siempre y cuando no esté contraindicado algún tipo de ejercicio para su salud. Existen algunos consejos que podemos tener en cuenta si queremos realizar alguna técnica de relajación:

  • Buscar un lugar tranquilo y asegurarnos de que no haya interrupciones (que no suene el teléfono ni el timbre, que no vayan a abrir la puerta, etc.)
  • Es recomendable buscar una superficie adecuada donde realizar los ejercicios, como puede ser en el suelo, una colchoneta, la cama, etc.
  • Encuentra la posición que te resulte más cómoda (sentada, acostada, etc.)
  • La temperatura del lugar donde vayamos a realizar la relajación debe ser la adecuada, es decir, ni mucho frío ni mucho calor.
  • La luz debe ser suave, tenue, para que no nos resulte molesta.
  • La ropa que utilizamos es recomendable que sea cómoda y holgada, que no apriete ni moleste.
  • Al iniciar los ejercicios, cerramos los ojos para concentrarnos mejor en la actividad que vamos a llevar a cabo.
  • Debemos dedicarles a los ejercicios el tiempo que sea necesario; es fundamental para conseguir lo que esperamos.

Recordemos que existen diversas y variadas técnicas, por tanto, podemos buscar la técnica que más se ajuste a nuestro estilo de vida ya nuestras preferencias. Es importante tener en cuenta que, para que una técnica de relajación funcione, la deberemos practicar al menos durante un mes. Así como tener presente que si la técnica que hemos elegido no nos funciona, por tanto no ayuda a relajarnos, podemos probar otras diferentes.